actualizado a las 12:58

Así es Lavillenie, el nuevo 'zar' del salto con pértiga

El francés cumple el sueño de toda una saga familiar · No estará en los mundiales en pista cubierta de Polonia por lesión

 

Renaud Lavillenie, campeón olímpico en Londres 2012, ha rematado en Donetsk, la casa del zar de la pértiga, Sergey Bubka, la vieja aspiración de una familia que hizo una religión de esta disciplina atlética en la que ya sólo le queda por alcanzar el título mundial al aire libre.

El alemán Raphael Holzdeppe le impidió, el año pasado en los Mundiales de Moscú, completar la triple corona, pues ya era titular olímpico y había logrado dos coronas europeas, además de poseer el título universal bajo techo. Su salto en Donetsk, de 6,16 metros, el mejor de la historia ya sea en pista cubierta o al aire libre, le concede la supremacía total. Bubka tenía el récord "de invierno" en 6,15 y el de verano en 6,14.

El abuelo del nuevo plusmarquista, Jean, era un apasionado de la pértiga. Su padre, Gilles, llegó a ser un atleta amateur de nivel mediano con la garrocha. La tercera generación, Renaud, ha colmado todos los anhelos familiares. Nacido el 18 de septiembre de 1986 en Barbezieux-Saint-Hilaire, en la región francesa de Poitou-Charentes del distrito de Cognac, Lavillenie aprendió desde niño los rudimentos de la pértiga, juguete preferido que compartió con su hermano menor, Valentín.

Con Renaud, la acreditada escuela francesa de pértiga ha encontrado a su más ilustre discípulo. A lo largo de la era IAAF, desde 1912, le precedieron como plusmarquistas mundiales sus compatriotas Thierry Vigneron (5,75 en 1980, recuperó el récord tres veces), Philippe Houvion (5,77 el mismo año) y Pierre Quinon (5,82 en 1983).

Lavillenie venía anunciando el récord desde hace dos temporadas, familiarizándose con el listón en 6,16 metros, y su visita a Donetsk, donde Bubka le recibió esta semana con honores de plusmarquista, ha obrado el prodigio: 6,16 al primer intento. El récord mundial caía después de 21 años.

l nuevo zar de la pértiga prepara sus campañas invernales en el clima tropical de la Isla Reunión, en el océano Índico, donde trabaja al aire libre. Esta temporada, en su primera competición al llegar a Europa, la víspera de Nochebuena, se descolgó con una marca de 5,93 en Aulnay-sous-Bois. Hace tres semanas superó los 6,04 metros en Rouen y en la siguiente 6,08 en Bydgoszcz (Polonia), y además con un amplio hueco entre su cuerpo y el listón. Nadie se interponía ya, en el ránking de todos los tiempos, entre él y Bubka. Y el récord, finalmente, ha caído ante los ojos del propio zar de la pértiga.

Pese a no ser demasiado rápido (11.04 en 100 metros) Lavillenie ataca con una gran velocidad la batida -casi 10 metros por segundo- para lograr que la pértiga, al cabo de una aproximación de 40 metros, lo catapulte por encima del listón. Según datos del técnico y juez Joan Pelayo, Renaud agarra la pértiga a 5,10 metros. "Su excelente velocidad le hace aprovechar el efecto catapulta con su liviano peso de 69 kilos. No es muy alto (1,77) y puede que sea el secreto de su gran velocidad. Su marca en 100 metros es floja (11.04), pero la pérdida de velocidad que tiene corriendo con la pértiga en la mano es pequeña", explica.

"La escuela francesa", señala Pelayo, "es la más técnica, la más trabajada, con unos saltadores con unas grandes condiciones (muchos de ellos excelentes gimnastas). Houvion, Vigneron, Quinon o Collet fueron claros ejemplos de ello y a veces esa confianza en su técnica les hace empezar alto y realizar tres nulos en competición".

La pértiga no agota el afán aventurero de Lavillenie, que ha probado suerte en pruebas combinadas, ha saltado en parapente y ha participado en las 24 horas de Le Mans en moto. En el atletismo ya lo tiene casi todo. Le falta el título mundial que estuvo a punto de conseguir en Moscú. ¿El año próximo en el Nido de Pekín?

Por lo pronto, ha renunciado a participar en los Mundiales en pista cubierta de Sopot (Polonia) por culpa de una pequeña lesión en el pie derecho que sufrió en su intento sobre 6,21. Lavillenie no podrá, en consecuencia, defender su título de campeón mundial en pista cubierta en el torneo que se disputará del 7 al 9 de marzo próximo en Sopot, según la cadena BMF TV.

Terra