publicidad
27 de marzo de 2013 • 11:04 • actualizado a las 11:16

El discreto rol de los más jóvenes en el Barça de Tito

Los técnicos del Barcelona apenas conceden minutos a Montoya, Marc Bartra o Tello. Los más veteranos del vestuario no advierten apatía en el comportamiento de los chavales.

Montoya con Carlos Busquets, entrendor de porteros del Barça B
Foto: FCB
  • Rut Vilar
    Barcelona
 

Pocos dudan en el vestuario del Barcelona de que Jordi Alba estará a punto para jugar la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el PSG. Aún así, ante la alerta inicial provocada por la lesión del lateral izquierdo, al que había que sumar las bajas de Puyol y Adriano en defensa, Martín Montoya se ofrecía, sin alzar la voz, para sustituir a su compañero en el duelo europeo.

Montoya (1991) apenas ha jugado con el Barça en lo que llevamos de año. En total, este curso, el zaguero ha participado en nueve partidos de Liga (638 minutos), dos de Champions (103) y otros dos de Copa (139). Y de un tiempo a esta parte, ha desaparecido incluso de las convocatorias.

Su caso es parecido al de Marc Bartra (1991), otro de los jóvenes azulgrana que esta temporada ha dado el salto definitivo al primer equipo. Bartra ni tan siquiera ha contado para los técnicos cuando el Barcelona andaba sin centrales. Ha participado en cuatro partidos de Liga (86 minutos), dos de Copa (139) y dos de Champions (168). Aunque unos problemas en la rodilla, también han condicionado su rendimiento.

Desde el vestuario azulgrana niegan observar  falta de implicación, trabajo y ambición entre los jóvenes del primer equipo (también se apuntó al caso de Tello) para justificar su poca participación. “Se entrenan bien”, señalan. Y, sobre todo, sorprende la “falta de confianza” en Marc Bartra. “Cuando ha jugado, lo ha hecho muy bien”, destaca uno de los pesos pesados del Barcelona.

Así las cosas, puestos a buscar el por qué los chavales apenas juegan, la plantilla entiende que al ser el primer año de Tito Vilanova al frente del equipo, el técnico ha preferido no arriesgar en este sentido y mostrar un perfil más conservador que el exhibido por Pep Guardiola con los jóvenes.

A nivel de despachos, la situación de Bartra, Tello y Montoya –también de Marc Muniesa que, recién recuperado de una lesión, ha preferido volver al filial- hará replantear, probablemente, la condescendencia de la dirección deportiva con la inclusión en los contratos de las jóvenes promesas de cláusulas que aseguran el ascenso automático al primer equipo en una temporada determinada.

Terra