Fútbol

publicidad
16 de diciembre de 2012 • 19:13

Cassio con sus paradas y Guerrero con sus goles, los héroes del Corinthians

 

Corinthians basó su éxito en el Mundial de Clubes, donde ganó este domingo en la final al Chelsea (1-0), en las paradas de su portero Cassio Ramos, declarados mejor jugador del torneo, y en los goles del peruano Paolo Guerrero, que marcó los dos tantos de su equipo en Japón.

Cassio, de 25 años, decidió con veinte afrontar la aventura europea y fichó por el PSV Eindhoven holandés, donde no le fueron las cosas como esperaba y solo jugó 17 partidos en total en casi cinco años antes de regresar a Brasil, al Corinthians en 2012, para ser campeón de América y del mundo.

"Cuando estaba en el PSV, sin jugar, tuve dudas. Pensé en parar de jugar, pero ahora he vuelto a la cima. En un año con Corinthians he logrado dos títulos importantes. No esperaba vivir un momento así. Estoy muy feliz y doy las gracias a mi agente Carlos Leite por creer siempre en mí y buscar lo mejor de mí", dijo.

"El Corinthians me abrió las puertas y ahora tengo reconocimiento en Brasil. Es una gran conquista y estoy muy orgulloso de este grupo. Sin ellos no sería posible", dijo.

Cassio se marchó del Mundial sin encajar ningún gol, ya que en el duelo de semifinales, el Corinthians se impuso al equipo egipcio Al Ahly por 1-0, en un partido en que también tuvo buenas intervenciones ya que el campeón africano dominó toda la segunda parte.

"La victoria fue del grupo. Se dio, se entregó. El conjunto fue la principal baza del equipo. Todos los compañeros me ayudaron y me apoyaron todo este tiempo", señaló el portero. "Confiamos mucho en el trabajo de Tite", añadió, elogiando a su entrenador.

"Ha sido un año muy bueno para mí y quiero dar las gracias a mi familia, a los que me apoyaron para ser mejor", explicó.

Unos 20.000 aficionados del Corinthians apoyaron al equipo en la final y Cassio quiso darles las gracias. "Con la afición gritando y apoyando me sentí bien y cómodo", concluyó.

Por su parte, Guerrero, autor del tanto que dio la victoria al Corinthians en la final, y que ganó el Balón de Bronce como tercer mejor jugador del torneo, afirmó que había soñado con lograr el tanto que diera el título a su equipo.

"Soñé con ganar el título y hacer el gol", afirmó Guerrero, de 28 años, que llegó esta temporada procedente del Hamburgo, tras diez años en Alemania, y que se paseó con una bandera de su país por el estadio, mientras abrazaba orgulloso el trofeo.

Guerrero marcó los dos tantos de su equipo en el Mundial de Clubes al haber anotado también el de la victoria del Corinthians en semifinales contra el Al Ahly (1-0).

Guerrero señaló que no es él quien tiene que entrar en la historia, pese a haber marcado los dos goles, sino el grupo.

"Para la historia debe pasar el grupo. Es el que consiguió el título para el Corinthians. Por eso la gente está feliz. La misión del atacante es marcar goles. Para mí era importante ganar este partido hiciera el gol o no. Gracias a Dios los conseguí", indicó.

Una de las razones de Guerrero de fichar por el Corinthians tras diez temporadas en Alemania, entre Bayern de Múnich y Hamburgo, tras dejar con 18 años el Alianza de Lima, era jugar el Mundial de Clubes.

Su sueño de jugarlo casi se desvanece cuando tuvo una lesión muscular en su pierna derecha el pasado 2 de diciembre, de la que se preveía una recuperación de entre 15 y 20 días, que le dejaba fuera del Mundial.

Pero Guerrero quería jugar el torneo y con trabajo de fisioterapia e infiltraciones pudo recuperarse.

"Cuando me lesioné tuve miedo, pero luego evolucionó rápido tras la infiltración. Pude jugar estos dos partidos y celebrar el título", señaló el peruano.

"Fue difícil ya que pasé días sin hacer nada, solo haciendo fisioterapia. Después vino la infltracion y ahora a celebrar el título", concluyó.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.