Copa Confederaciones

publicidad
15 de junio de 2013 • 23:15

Brasil es el primer ganador de la Copa Confederaciones

 

Sobre un pésimo césped en el estadio Nacional Mané Garrincha, de la ciudad de Brasilia, el seleccionado brasileño jugó y ganó otro partido flojo que dejó pocas luces.

Lo único destacado en la primera parte fue el golazo de Neymar, el gran ganador de la jornada. El nuevo crack del Barcelona venía a la baja frente a los aficionados de su país, debido a la esterilidad frente a las porterías de los rivales en los últimos partidos amistosos de la gira internacional de la ‘canarinha’.

Una escapada de Marcelo por izquierda, que cayó en el pecho de Fred y fue rematado de primera por Neymar, con una volea fantástica que se clavó en el ángulo superior de la mano izquierda del portero japonés, fue lo más destacado de una primera parte mediocre y tibia.

Aparte de este detalle de fineza de Neymar, no hubo más para destacar. Brasil equivocado y basando su fútbol en las individualidades y Japón lento y escaso de ideas en la media cancha, con un Kagawa desaparecido.

En la segunda parte Paulinho y Scolari emergieron como ganadores de la jornada inaugural de la Copa Confederaciones. El primero porque sigue anotando goles con la selección y el segundo porque se la sigue jugando por el volante de primera línea del Corinthians y éste le sigue respondiendo.

Los críticos de Paulinho y Scolari tendrán que cerrar la boca por unos días, el mediocampista es el equilibrio del equipo en zona de volantes y le sobra calidad para llegar y marcar goles. Recordemos el golazo que le hizo a Inglaterra para poner el empate a dos goles, hoy anotó el gol d ela tranquilidad, apenas empezando la segunda parte.

Todos los entrenadores del mundo se la juegan por un futbolista resistido por la prensa y los aficionados, a veces aciertan, otras veces mueren en el intento. Parece que Felipao ganó la partida con Paulinho.

Al final del partido, tras una escapada de Oscar, Jo definió el encuentroen el mano a mano y puso la goleada de los locales.

Japón se marchó de la cancha sin ganadores y con muchas preguntas sin resolver, un equipo sin alma y sin ideas, Zacheronni tiene mucho trabajo por hacer, Scolari se lleva un triunfo tranquilo, pero sin lucir la clase que la ‘torcida’ reclama.

 

Terra Terra