inclusão de arquivo javascript

David Beckham y su balón de oro | Kick and Pass
David Beckham y su balón de oro | Kick and Pass

Kick and Pass

David Beckham y su balón de oro

0 Comentario

Desde que hace seis años David Beckham dejara el Real Madrid y convirtiera su vida en una película futbolística en Los Ángeles, cerca de Hollywood y lejos de la élite, su aura de estrella y de hombre-negocio no ha decrecido. Aunque su reino publicitario es discutido por Cristiano Ronaldo y Messi, Beckham sigue sumando millones y flashes mientras ve cómo crece su fortuna.

Si Ferguson le enseñó el oficio de futbolista, su matrimonio con la ex Spice Girl Victoria Adams le abrió al mundo del glamour, la moda y la publicidad. Su look angelical, su cuerpo atlético, su golpeo único y los títulos con el United, que le encumbraron en los años 90 y en el primer lustro del nuevo siglo, dejaron paso a los tatuajes y a los anuncios.  Ahora, de vuelta en Europa, en una operación de marketing deportivo gracias a los petrodólares del Paris Saint Germain, y ya con 37 años, su cuenta corriente es la que más ingresos recibe del planeta futbolístico. En Paris disfruta de las pasarelas, del ‘otro’ fútbol y descansa en el banquillo ganando, entre publicidad y sueldo, 36 millones de euros, superando por 1 millón a Messi y por 6 a Cristiano Ronaldo, según los datos facilitados por France Football. A pesar de que Beckham, cuando llegó al Parque de los Príncipes, renunció a su sueldo, del que obligatoriamente percibe 31.000 euros mensuales, y lo donó a causas solidarias, la estrella británica le ha quitado el primer puesto de la lista de multimillonarios del esférico al astro argentino. Es tal todavía su tirón mediático que, aunque por detrás de Messi, supera en búsquedas en Internet a Cristiano Ronaldo, sin duda el llamado a ser su sucesor en el mundo del ‘futbolista-modelo’.

Lejos ya de su nivel inicial en cuanto a sus cualidades físicas y técnicas, Beckham sigue siendo un icono mundial. Capaz de jugar y promocionar el fútbol chino con traje y resbalarse con estilo, el ex del United, del Madrid y del Milán, entre otros, es el ejemplo de un futbolista que sin ser un prodigio llegó a la cima. Con su frac fuera y dentro del campo, Sir David Beckham destila elegancia y encandila a los aficionados, a los fans y a los empresarios ansiosos de ventas y de notoriedad.

El jugador de beisbol Babe Ruth fue el primer deportista mediático de EEUU y del mundo hace cien años. Pelé, superada la segunda mitad del siglo pasado, se benefició del poder de la televisión para crear mitos y rendimiento publicitario. Pero fue Beckham quien magnificó el fenómeno fan a lo largo de todo el globo en un momento en el que los grandes gurús convirtieron el deporte en el instrumento ideal para potenciar el consumo de masas. De Londres a Tokio pasando por Nueva York y Sidney, Beckham logra ingresos millonarios y colecciona alocadas admiraciones. Además, consiguió llevar unos Juegos Olímpicos al barrio londinenses donde creció soñando con triunfar deportivamente. Sus anuncios asombran en ambos hemisferios y sus fotografías cuelgan de las paredes de millones de adolescentes. La marca Beckham vende.

El futbolista, ahora del PSG, logró en su juventud los títulos y el reconocimiento que le catapultaron a la fama. Desde sus goles de falta increíbles y desde sus pases medidos acumuló 115 capitanías con Inglaterra y la admiración mundial. Si George Best fue el quinto Beattle, Beckham ha conseguido equipararse publicitariamente al cuarteto de Liverpool. Hoy, apura feliz su pasión por el fútbol en el banquillo del Parque de los Príncipes con su impecable traje y su mejor sonrisa. Como buen alquimista, ha sabido transformar el balón de plata que le dio el fútbol en 1999 en oro y millones.

Jon Prada Jon Prada

Jon Prada

El fútbol inglés comenzó con el kick and rush (patea y corre), se enfrentó al passing game (juego de pase) y ha desembocado en un fútbol mezcla de sus cosmopolitas visitante. Jon Prada nos descubre la nueva Premier.



comparte y suscríbete al blog




Sorry, your browser does not handle frames!<a href="http://www.terra.com.br/"> terra </a>

 
 
Leia também X Déjà vu en Newcastle