publicidad
11 de septiembre de 2013 • 07:16

Neymar anota en triunfo de Brasil 3-1 sobre Portugal en amistoso

 

Brasil derrotó a Portugal por 3-1 con una actuación estelar de Neymar, autor de un gran gol y una asistencia, en un amistoso jugado en la ciudad estadounidense de Foxborough, cerca de Boston, donde el gran ausente fue el lesionado Cristiano Ronaldo.

Neymar regateó a tres adversarios para hacer el segundo tanto de la noche y antes sirvió con categoría un saque de esquina que Thiago Silva cabeceó a gol.

Neymar marcó un gran gol y aportó una asistencia, en la victoria de Brasil 2-0 sobre Portugal.
Foto: AFP

Jô redondeó la victoria brasileña al comienzo de la segunda parte, dando la vuelta al tanto inicial de Raul Meireles, que abrió el marcador en un fallo defensivo de Maicon.

La selección brasileña dio buena imagen en la primera parte, cuando fue agresiva, competitiva y creó varias ocasiones de gol, sobre todo cuando el balón pasaba por los dominios de Neymar, aunque el equipo bajó la intensidad de juego en la segunda mitad.

Portugal sintió la ausencia de Cristiano Ronaldo, que fue dispensado por el exceso físico del pasado fin de semana en la victoria contra Irlanda del Norte.

El equipo de Paulo Bento sólo plantó cara en la primera media hora, pero sin Cristiano Ronaldo sus opciones ofensivas se vieron limitadas.

En un inicio sin dominio claro por parte de ningún equipo, Brasil intentó llevar el peso del juego, pero sin excesiva profundidad, mientras que Portugal, esperando a la contra, dispuso de las primeras ocasiones.

Raul Meireles avisó con un testarazo al palo y, acto seguido, materializó la amenaza de gol, al aprovechar un grave despiste defensivo de Maicon, que le regaló el balón al centrocampista luso cuando quería hacer una cesión al portero Julio César.

Brasil reaccionó rápido, cinco minutos después, en un saque de esquina botado por Neymar que remató con un cabezazo inapelable Thiago Silva, que estaba libre de marcaje.

A partir del empate Brasil se creció, comenzó a tocar el balón con más fluidez y creó peligro principalmente a través de las internadas de Neymar, a quien los portugueses intentaron frenar con faltas duras.

Precisamente Neymar anotó el segundo de Brasil en una jugada brillante, un eslalon vertiginoso con el que se desembarazó de tres defensas portugueses antes de definir con un toque sutil.

El equipo brasileño tuvo entonces sus mejores minutos y rozó el gol en un par de centros, desde ambas bandas, y en especial en un nuevo saque de esquina, que malogró Paulinho por poco.

El tercer gol brasileño llegó también en un centro al área, del lateral izquierdo Maxwell, sustituto del lesionado Marcelo, que remató a gol Jô al comienzo de la segunda parte.

Después ambos equipos se acomodaron, bajaron las revoluciones del partido y, con la rueda de cambios, el duelo terminó por perder intensidad.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.