Deportes

publicidad
09 de agosto de 2013 • 16:40

Javier Culson, un coleccionista de medallas a la caza del ansiado oro

En los últimos años, el puertorriqueño Javier Culson ha sido una presencia casi fija en los podios de los 400 metros vallas en las grandes citas internacionales, pero todavía le falta el oro en un Mundial o Juegos Olímpicos, algo que intentará conseguir ahora en Moscú.

Ha estado muy cerca en otros grandes eventos, pero se ha quedado cerca, sin conseguirlo.

En el último asalto, el pasado año en los Juegos Olímpicos de Londres, llegaba con el cartel de favorito en un apasionante presumible duelo con el británico Dai Greene, pero sólo pudo ser tercero con 48.10.

En esa carrera londinense le superaron el campeón dominicano Félix Sánchez (47.63) y el estadounidense Michael Tinsley (47.91), oro y plata respectivamente.

Greene, que sólo fue cuarto en Londres, había sido el campeón mundial un año antes en Daegu, en una carrera donde se impuso por poco (48.26 a 48.44) a Culson, que entonces se llevó la plata.

Era la segunda plata mundial en esa prueba para Culson, que ya había conseguido ese metal en la edición anterior a la de Corea de Sur, la de Berlín en 2009.

Tanto después de esa final de Daegu como de la olímpica en Londres, se mostró muy decepcionado pese a conseguir quedar en el podio, lamentando no haber podido conseguir el oro, que es su gran obsesión, el objetivo con el que llega a cada gran evento y que hasta ahora se le ha escapado en Mundiales y Juegos Olímpicos.

"No es la medalla que quería ni la que vine a buscar, todo Puerto Rico estaba esperando otra cosa", dijo tras la final de Londres, en la que tocó en la valla siete y perdió un poco de ritmo, algo decisivo en su camino hacia la victoria.

Su pasión por Puerto Rico y su deseo de dar una alegría a sus compatriotas es otro de los elementos que guían su carrera deportiva.

Con la bandera de su isla tatuada en su brazo derecho, es habitual que dedique sus éxitos a los aficionados boricuas y les pida perdón si no ha conseguido el resultado deseado.

"Cuando compita no será sólo por mí, porque llevo +Puerto Rico+ escrito. Eso es importante", subrayó poco antes de la última cita olímpica.

Pese a que el oro se ha escapado por el momento, ha hecho historia para el deporte puertorriqueño consiguiendo la primera medalla olímpica en atletismo para la isla, después de seis anteriores conseguidas todas ellas en los rings de boxeo.

En Mundiales, las dos medallas que ha sumado Puerto Rico en el palmarés del evento han sido gracias a Culson, las platas de 2009 y 2011.

La plusmarca personal del atleta se remonta a 2010, cuando corrió en casa, en Ponce, en 47.72.

Este año, su mejor resultado ha sido el 48.14 que el 4 de julio le permitió ganar en la reunión Athletissima de Lausana (Suiza), una de las etapas del circuito de la Liga de Diamante, justo por delante de su maestro e ídolo Félix Sánchez, que con 48.58 consiguió también allí su mejor resultado personal de lo que va de año.

En la clasificación de tiempos de 2013 antes de este Mundial de Moscú, Culson está diecisiete centésimas por detrás del hombre que firmó el mejor crono del año en esta disciplina, el estadounidense Tinsley (47.96).

Pero Culson, que de niño tuvo problemas digestivos y asma, no renuncia a nada tras conseguir en el pasado superar todos los obstáculos, hasta llegar a la élite del atletismo mundial.

Sólo le queda un escalón, el que separa la plata del oro, para entrar definitivamente en la leyenda del deporte puertorriqueño y caribeño.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.