publicidad
08 de mayo de 2013 • 19:36

Comida tras el entrenamiento para rebajar tensión

La plantilla y el cuerpo técnico del Levante se reunieron en una comida para mejorar el ambiente que se vive en el seno granota

Foto: Agencia EFE / © EFE 2013. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.
 

El Levante no atraviesa su mejor desde que perdió contra el Deportivo de la Coruña y saltó la polémica por un posible amaño del partido tras las críticas de  Barkero a la falta de intensidad de alguno de sus compañeros (por las que acabó pidiendo perdón). La plantilla y el cuerpo técnico del Levante han decidido rebajar tensión y este miércoles se reunieron  para comer en un restaurante cercano a la ciudad deportiva de Buñol. 

Jugadores, técnicos y miembros del cuerpo médico de la primera plantilla se citaron tras el entrenamiento en un restaurante en Chiva, apenas a diez kilómetros de la ciudad deportiva del Levante, para almorzar a poco más de 48 del partido ante el Zaragoza.

De este modo, el equipo quiere mejorar el ambiente después de que trascendiera una supuesta acusación del futbolista José Javier Barkero hacia algunos compañeros por falta de intensidad ante el Deportivo de la Coruña, partido que el Levante perdió por un sorprendente 4-0 en Valencia.

Esta reunión lejos del lugar de trabajo es la segunda que celebra el equipo desde que trascendiera esta polémica, pues el martes de la semana pasada la plantilla del Levante se reunió para cenar en un conocido restaurante de Valencia.

Terra