actualizado el 10 de abril de 2013 a las 08:11

Drogba y Sneijder asustan al Madrid

Los blancos pasan a semifinales después de haber perdido por 3-2 y haber sufrido durante veinte minutos en el campo del Galatasaray

  • Eleonora Giovio
    MADRID
 

La cosa iba de sueños. El caso era no despertar al Galatasaray, no dejarle la opción a creer en los milagros que tanto invoca su técnico Fatih Terim. De ahí que Mourinho llevara una semana intentando convencer a los suyos de que no, que no estaba hecho ni con el 3-0 de la ida. De que había que ir a Turquía como si el partido del Bernabéu hubiese acabado en empate. Y así pareció.

Así jugó el Madrid. Como si necesitara marcar para clasificarse. Marcó pronto (en el minuto 6) con Cristiano para dejar las cosas claras. Eso pareció. Özil, que tiene esa facilidad de mandar la pelota en la dirección contraria a su mirada, le puso la pelota en el pie a Khedira y este se la pasó a Cristiano. Con el gol del portugués parecía que la eliminatoria estaba enfilada.

Los de Mourinho disputaron una primera parte cómoda, con espacios, buscando aun más ventaja en el marcador. Tratando de evitar que se despertara la bestia; ese coctel brutal de público, épica, garra y tensión. Ese coctel en el que el técnico portugués había hecho hincapié durante toda la semana. Eso de que no, de que no estaba hecho ni con el 3-0 de la ida.

El Galatasaray iba camino del entierro en la primera parte. La bronca de Fatih Terim en el descanso debió de ser gorda porque el equipo que saltó al campo en el segundo tiempo se había transformado. Empezó a rugir, acompañado por el público. Esa agresividad se tradujo en faltas –un sinfín de faltas, más bien- y en el gol de Eboué, un trallazo desde fuera del área.

Y entonces sí que se despertó la bestia. En menos de quince minutos los chicos de Terim metieron el miedo en el cuerpo a Diego López y al Madrid; tres goles marcaron en quince minutos. A golpe de clase, la que le sobra a Drogba y Sneijder, hombres acostumbrados a lucir en Europa.

Pepe lucha con Drogba  Foto: Getty
Pepe lucha con Drogba
Foto: Getty

Con el gol de Eboué, de repente, desaparecieron las limitaciones (muchas) del conjunto turco, los errores defensivos, la falta de creación de juego, los fallos tácticos. Hasta ese momento el Galatasaray parecía un equipo que no es que quisiera y no pudiera, es que simplemente no quería. Esa era la sensación. Hasta el tanto de Eboué al que siguieron los de Sneijder y Drogba.

Al Madrid el partido se le empezó a hacer largo. Incomodo. Modric desapareció del centro del campo, sus compañeros dejaron de presionar. Todos se miraban preguntándose ‘qué nos pasa’. Mourinho les había advertido. En las charlas y con los vídeos. Sólo fue un susto. Cristiano se encargó de dejarlo claro –él que no está para siestas- y los blancos ya están en semifinales por tercer año seguido.

FICHA TÉCNICA

Galatasaray: Muslera; Eboué (Elmander, m. 79), Kaya, Zan, Riera; Altintop (Amrabat, m. 46), Melo, Inan; Sneijder; Drogba, Umut Bulut (Sarioglu, m. 62)

Real Madrid: Diego López; Essien (Arbeloa, m. 29), Varane, Pepe, Coentrao; Khedira, Modric; Di María, Özil (Albiol, m. 80), Cristiano; Higuaín (Benzema, m. 72)

Goles: 0-1, M. 7, Cristiano, a pase de Khedira; 1-1, M. 57, Eboué. 1-2, M. 70. Sneijder. 1-3. M. 72, Drogba. 3-2, M. 92, Cristiano a pase de Benzema

Árbitro: Stephane Lannoy, enseñó cartulina amarilla a Sneijder, Eboué. Expulsó a Arbeloa por doble amarilla en el minuto 89.

Terra