actualizado a las 15:03

Mourinho: “¿Tres de tres y el malo soy yo?

El técnico del Madrid saca una lista de los entrenadores blancos en los últimos 18 años y, sin conseguir la Décima, presume de haber ganado a todos

Mourinho: 'La liga de los récords es mía'Haz clic para ver el video en Terra TV
Mourinho: "La liga de los récords es mía"
  • Eleonora Giovio
    MADRID
 

José Mourinho nunca dirá que se siente frustrado. Ni que ha cometido errores. Ni que Florentino Pérez le fichó para, entre otras cosas, ganar la Décima y él no ha podido conseguirla. Lleva tres años en el banquillo del Real Madrid y ha conseguido una Liga, una Copa y una Supercopa. Amargo botín para un técnico como él.

“Cuando se valora mi trabajo, no se valora nunca en términos absolutos, sino en función de lo que he conseguido y por eso la culpa es mía, he ganado tanto, tanto, tanto que las expectativas son altas”, dijo sentado en la sala de prensa de Valdebebas. Lleva meses, desde que el equipo dijo adiós a la Liga, diciendo que antes de que él llegara el Madrid no era ni cabeza de serie en Europa. Que siempre caía en octavos y que, gracias a él, había conseguido llegar a tres semifinales seguidas y proporcionar más dinero a las cajas del club.

El caso es que a Mourinho le ficharon para ganar la Copa de Europa. No para llegar a las semifinales. Eso ya lo consiguió Vicente Del Bosque en su día (cuatro semis seguidas y dos Champions) sin que, siquiera, presumiera de ello. El portugués sí lo está haciendo. Lo hace cada vez que le preguntan si siente que ha triunfado en el Madrid. Y como nunca dirá públicamente que no, recurre a los papelitos. Y, de paso, envía recados a Cristiano Ronaldo y Casillas.

Lleva meses diciendo que antes de que él llegara el Madrid no era ni cabeza de serie en Europa. Que siempre caía en octavos y que, gracias a él, había conseguido llegar a tres semifinales seguidas

Hoy ha sacado otro papelito en Valdebeas. Esta vez no para dejar en evidencia a un periodista, sino para leer un listado de nombres; los de los 21 entrenadores que ha tenido el Madrid en los últimos 18 años.

“Las tres semifinales de Champions ni me alimentan el ego, ni me dejan satisfecho, pero no debe de ser fácil conseguirlas… Toshack, Di Stéfano, Antic, Benito Floro, Del Bosque, Capello, Queiros, Camacho, López Caro, Schuster, Pellegrini… 18 entrenadores en 21 años que han conseguido cinco semifinales de Champions. ¿Y el malo es Mourinho que ha conseguido tres en tres? Será porque no es tan fácil”, resumió.

El caso es que a Mourinho le ficharon para ganar la Copa de Europa. No para llegar a las semifinales. Eso ya lo consiguió Vicente Del Bosque en su día (cuatro semis seguidas y dos Champions)

Sólo del Bosque consiguió cuatro, pero eso no lo tenía anotado en sus papeles. Al técnico portugués se le ve frustrado. Salió a sala de prensa con una sonrisa provocadora. Y con gestos provocadores escuchó las primeras preguntas. El lunes pasado dijo que los triunfos son los triunfos del club y que las derrotas son las derrotas del técnico. Cinco días después, ya eliminado de la Champions, ese discurso ya no valía.

“La liga de los records es mía, no se puede borrar. Hasta que no llegue un equipo que haga 101 puntos y a ver cuándo llega”, dijo mientras seguía leyendo el papelito y presumiendo también de la Copa ganada al Barcelona. “20 años llevaba el club sin ganarla… será que no era tan fácil. A nivel nacional hemos roto con la hegemonía del Barça, a nivel internacional la rompí con el Inter”.

Todo es yo. Todo es mi. Todo es Mourinho. Sólo son éxitos. No hay errores, ni fallos. Nada de eso. ¿Si hoy fuese su primer día, cambiaría algo de estos últimos tres años?, le preguntaron. Y no se le ocurrió mejor respuesta que criticar, por enésima vez a Casillas.

Todo es yo. Todo es mi. Todo es Mourinho. Sólo son éxitos. No hay errores, ni fallos. Nada de eso.

“Es un ejercicio mental difícil, imposible, que no llega a ningún lado. Yo tengo una relación fantástica con José Ángel [Sánchez, el director general] con el presi y con la junta. Si existiera alguna cosita en la que pudiera haber sido más determinado y exigente, hubiera sido en traer a Diego López al final de la primera temporada. Lo intenté y no me lo ficharon. Es una pena”, soltó.

Envió recados a Cristiano Ronaldo –“empezamos la liga muy tristes y sin jugar a tope”- y, como no, a Iker Casillas

En fichar a un segundo portero habría sido más exigente y determinado Mourinho. No en motivar a sus jugadores después de la Liga de los récords para que volvieran a pelear por ella. Los fallos, nunca son suyos. Ya lo dijo en su día que tenía a demasiadas cabezas poco comprometidas, que no tenía equipo. Hoy ha sido el turno de Cristiano. Parece que él tampoco estaba comprometido. O eso asegura Mourinho.

Empezamos la liga tristes y no jugamos a tope”, dijo. Triste, así dijo sentirse Cristiano en septiembre. Parece ser, según Mourinho, que contagiara el equipo. Un jugador que ha tirado del carro en tantas ocasiones, al que nunca se le habría ocurrido decir que la Liga estaba imposible. “Hemos empezado mala Liga, sí, hemos pagado por eso. Pero a nivel nacional me considero un privilegiado porque ha roto la hegemonía de un equipo fantástico, a nivel nacional, porque a nivel internacional fue el Inter el que la rompió”, prosiguió.

La hegemonía la rompió gracias a los goles de Cristiano, a las paradas de Casillas, a los pases de Di María y Özil, al sacrificio y la entrega de Sergio Ramos, a la actitud de Benzema e Higuaín, al juego de Xabi. Pero en Valdebebas hoy ni una palabra sobre sus jugadores. Ya lo dijo Mourinho que la Liga de los récords es suya.

¿Y la prensa? El martes dijo, después de la derrota contra el Borussia, que él estaba allí para hablar de fútbol, no de su futuro. Veinte segundos después contestó a un periodista inglés diciéndole que no se sentía querido en España que la prensa le odiaba y que muchos de esos periodistas estaban sentados en esa sala de prensa. ¿Por qué cree que la prensa le odia? ¿Dónde están los fallos?, le preguntaron hoy.

¿Si cambiaría algo de estos tres años? Sí, haber fichado a Diego López al final de la primera temporada”

“¿Fallos? No hay ningún fallo”, espetó. Con los aficionados ha sido una relación perfecta. La prensa fuera del avión y de los entrenamientos es correcto, que la gente no decide quien juega es correcto; que yo no pongo a jugar vuestros niños queridos es correcto”, analizó. Eso sí, dijo que si se marcha no es por la presión y que siempre que se marcha lo hace sin acritudes. Con el vestuario ha tenido muchas.

 

Terra