Deportes

publicidad
08 de septiembre de 2013 • 05:05 • actualizado a las 10:28

Y Mister Marshall pasó de largo: la autopsia de Madrid 2020

Los protagonistas recurrentes y los menos conocidos de un desenlace que los especialistas en olimpismo no veían tan descabellado.

Tokio será la sede de los Juegos Olímpicos 2020Haz clic para ver el video en Terra TV
Tokio será la sede de los Juegos Olímpicos 2020
  • Fermín de la Calle
    Madrid
 

España se acostó anoche decepcionada preguntándose qué había pasado con un proyecto, Madrid 2020, que le vendieron como favorito. Mientras, en las redacciones los medios buscaban culpables para justificar el fiasco. Unos disparaban contra un COI dominado por la ambición geopolítica y económica, modus operandi habitual incluso cuando Barcelona ganó los Juegos del 1992. Otros buscaban víctimas en las propias filas. Horas después de la eliminación de Madrid se hacía público el malestar de los miembros del COI por la portada de El Mundo en la que se aseguraba que 50 de los 98 votos estaban comprometidos para la candidatura española. Incluso se produjo una llamada de Rogge a Samaranch hijo para aclarar el asunto.

Horas después, con Madrid eliminada en el primer corte, Theresa Zabell se manifestaba significativamente sobre lo ocurrido en Buenos Aires: "Me siento humillada. Si hubiera pensado que íbamos a vivir esta situación, no habríamos implicado al Príncipe". ¿Podía adivinarse este fiasco? Con un proyecto que abanderaba una austeridad cuestionable (España lleva gastados más de 8.500 millones de euros en instalaciones para las tres candidaturas fallidas) y una presentación entusiasta, calificada por los especialistas como brillante, el COI dejó fuera a Madrid a la primera de cambio. ¿Por qué? ¿Quién tuvo la culpa? En las siguientes líneas ofrecemos un análisis de nombres y hechos que explican un desenlace que contemplaban fuera de nuestras fronteras:

ALEJANDRO BLANCO: Hay muchas interrogantes alrededor de su elección como presidente de la candidatura al ser un dirigente que no habla inglés, no tiene contactos de envergadura internacional y procede de un entorno federativo minoritario. En el contexto olímpico hablan de su ambición por convertirse en el miembro del COI, algo que él niega, y que habría enfriado su relación con gente como Maribel Casado. Su inopinado optimismo inicial gestionó mal la euforia en el arranque, permitiendo la filtración de apoyos que nunca fueron reales. Airear eso pasa factura en las altas esferas y España lo pagó caro. La eliminación en primera ronda, su acercamiento al único candidato que habla castellano (el outsider Carrión) y su 'No listen the ask' le auguran un futuro complicado.

Ana Botella y Alejandro Blanco, entregando el dossier
Foto: Terra

ANA BOTELLA: La invitación a "café con leche" de la alcadesa ante una audiencia que negocia en términos de miles de toneladas de petróleo, millones de euros o concesiones trasnacionales, retrata perfectamente el paradigma de la candidatura española. Sin contactos en el COI, con una relación inquietante con Blanco e inexistente con Gallardón, Botella se marcha de Buenos Aires como una de las grandes perdedoras de la candidatura. A eso suma una situación incómoda en la ciudad que gobierna sin haber sido elegida por sus ciudadanos.

ALBERTO RUIZ GALLARDÓN: El actual ministro de Justicia es el miembro del Gobierno que más y mejor conoce a los miembros del COI, debido a su rol protagonista en anteriores tentativas. Pero su inexistente relación con Botella y su tibieza respecto a Blanco provocaron que no se subiera al avión hacia Buenos Aires para trabajar por una candidatura, la de Madrid 2020, que no sentía tan suya como las anteriores. Gallardón es un político con mejor imagen entre la aristocrática plebe del COI que entre sus compañeros de partido, donde se atisban tiempos difíciles. Una ausencia que extrañó al COI. Y a los especialistas del olimpismo...

Mariano Rajoy, presidente del gobierno español.
Foto: Agencia EFE

MARIANO RAJOY: Ha sido a los Juegos de 2020 lo que fue Zapatero a los de 2016. Esperaban a Mister Marshall y pasó de largo. Ver al presidente del gobierno leyendo en español su discurso con un tono chirriante, retrata la realidad la mediocridad de la clase política española. Su incapacidad para entabalar una conversación en inglés y para articular un discurso sin un papel delante contrastan con la intachable comparecencia de Juan Antonio Samaranch Salisachs, ejecutivo profesional que evidenció la pobreza oratoria y presencial de Rajoy. Samaranch junior, el príncipe Felipe y Pau Gasol fueron la cara de una presentación en la que Rajoy, Botella y Blanco fueron la cruz. En Gran Bretaña los informativos ironizaron con el nivel de inglés de los dos últimos.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN: Es realmente difícil entender, por no decir justificar, el optimismo desbordante de una gran parte de la prensa española, si no fuera porque en esta decisión muchos veían el futuro de su medio en juego. Las filtraciones en portadas con previsiones surrealistas o las quinielas en las que se barajaba hasta una victoria por mayoría absoluta en la primera votación, retratan la situación de un periodismo deportivo, el español, cuya credibilidad no es mucho mayor que la de sus políticos. Un par de llamadas a 'olimpistas' de referencia de otros países y otros continentes desnudaban una realidad muy distinta a la que han ofrecido los entusiastas medios alineados con Madrid 2020. Echarle la culpa a las bolsas de sangre de la Operación Puerto o al inglés de Ana Botella demuestra falta de seriedad, o de fuentes, en los análisis de lo ocurrido.

Foto: Terra

THOMAS BACH: Hay escasas referencias en los medios españoles sobre este ex cargo ejecutivo de Adidas que el lunes, si no ocurre ninguna sorpresa, será nombrado sucesor de Jaques Rogge en la presidencia del COI. Mucha de la culpa de que Madrid se quedara en el primer corte tiene que ver con su estrategia de futuro. El alemán no cuenta con el apoyo de Rogge, que prefiere la corriente que lidera Bubka y apoyan británicos y franceses (su apuesta para 2024 sería París), pero está respaladado por el lobby más poderoso, el que dirige el ex presidente de la OPEP, el jeque Ahmad Al-Fahad Al-Ahmed Al-Sabah. Sus planes de futuro pasaban por designar a Tokio para poder elegir una sede europea para 2024. En Alemania han filtrado el nombre de Berlín, que ya estaría trabajando en ello. Madrid le estorbaba.

El jeque kuwaití Ahmad Al-Fahad Al-Sabah.
Foto: Terra

AHMAD AL-FAHAD AL-AHMED AL-SABAH: La mano que mece la cuna. El jeque, ex director de la OPEP, miembro de la familia kuwaití criado con disciplina militar y exquisita educación inglesa, es el hombre con más poder del COI. El hombre que maneja el lobby más poderoso. Respalda a Bach para mantener su estatus a la sombra en el COI, lo que significa que iba con Tokio y que quiere una sede europea para 2024. La tecla que España debió tocar y sólo pudo acariciar gracias a un encuentro con el Príncipe Felipe forzado por una llamada del Rey a la familia real kuwaití. Le encanta que los planes salgan bien y si mañana Bach es proclamado presidente del COI, todo habrá salido redondo.

Terra